La historia de las Máquinas Tragaperras

Conocer la historia de las máquinas tragaperras nos remonta a los años en los que ni siquiera se pensaba en que los casinos en línea podrían existir. Además, la atribución de las primeras máquinas se les atribuye a personas y empresa diferentes, ahora veremos a qué nos referimos.

La primera creación a la que se le refiere como máquina tragaperras, fueron los aparatos que inventó la compañía Sittman y Pitt. Una máquina cuyo mecanismo era más similar a las de video póker que a las tragaperras actuales. Funcionaban con cartas de póker y el jugador debía hacer combinaciones con ellas. Sin embargo, el pago de estas máquinas era demasiado lento y el jugador podía retirarse debido a la frustración que sentía.

Poco tiempo después, en 1887 apareció la primera máquina tragaperras concebida como que hoy conocemos.

La Campana de la Libertad o Liberty Bell

La máquina Liberty Bell fue la primera que apareció en la historia de las máquinas tragaperras. Creada por Charles Fey en California (Estados Unidos), esta tenía 5 símbolos y 3 ruedas, y permitía a los jugadores disfrutar de un juego más trepidante, en el cuál las ganancias se podían cobrar más rápido. Charles Fey había resulto el problema que las máquinas de Sittman y Pitt traían a los bares. Los dibujos de la Liberty Bell quedarían para la historia de los juegos de azar: las herraduras de caballos, los diamantes, corazones, espadas y la tan ansiada campana de la libertad.

Desde su fabricación la Liberty Bell tuvo un éxito rotundo aunque efímero, ya que en California los juegos de azar serían prohibidos. Charles no podría aguantar la demanda de los otros estados, pero sí sus competidores que habían copiado su aparato.

Historia de las máquinas tragaperras: Operator Bell

Con Charles Fey teniendo serios problemas para manejar su negocio, Herbert Mills tomaría su idea para transformarla en una máquina tragaperras aún más popular; Operator Bell. Operator Bell fue el primer slot con símbolos frutales, y para esquivar las duras leyes Mills decidió que sus aparatos no repartirían dinero sino dulces. Una victoria en la Operator Bell y serías recompensando con caramelos de frutas y goma de mascar.

Aunque la invención de esta máquina resulta inocente, marcó una pauta fuerte para las siguientes tragaperras. En 1963 Bally Technologies crearía Money Honey con una palanca lateral y un pago automático de 500 monedas. Y en 1996 aparecería Reel ‘Em In una máquina con pantalla interactiva.

¿Quién diría que ahora podemos jugarlas sentados en la comodidad de nuestro hogar?

Tagged With :

Leave a Comment